El futuro del trabajo en la segunda globalización

25 JUL 2018 – 12:00 ADG

Santa Fe Relocation nos ofrece un apasionante estudio sobre cómo afectará la globalización al futuro del trabajo.

Se está produciendo algo muy importante que, erróneamente, se considera como algo  nuevo pero lo cierto es que varios acontecimientos durante los años 80 y la crisis financiera de 2007 combinados con el aumento de la tecnología, empezaban a reforzar la tendencia hacia la globalización y la necesidad de la movilidad  del talento en los negocios. En este contexto, nos encontramos en un escenario en el que muchas empresas han pasado, o están en el proceso, de ser internacionales a ser multinacionales y trasnacionales, incluso las más pequeñas han podido unirse poco a poco a este cambio. Creemos que en un foro como este,  donde se juntan lo económico y los RR.HH, es un tema que no nos puede pasar desapercibido.

Durante toda la historia económica, la movilidad se basaba principalmente en la migración, un fenómeno impulsado mayoritariamente por motivos económicos en el que las personas seguían el crecimiento de los países de manera natural y paralela. De forma excepcional las guerras también han provocado esos movimientos migratorios.

Lo que hasta entonces parecía una vía de un solo sentido, se ha visto afectada por la combinación de nuevos factores como la austeridad, la falta de crecimiento estable, los retos de la rentabilidad, el nuevo proteccionismo y la implantación de nuevas tecnologías, que han hecho reaccionar a las empresas viendo que sus modelos tradicionales de negocio no tenían por qué funcionar en un futuro próximo. De esta manera han surgido nuevos paradigmas: formas de trabajar más parecidas al ocio, competidores con estructuras de costes muy diferentes y empresas que replantean su estrategia de crecimiento como Amazon que, sin ganar dinero, mueven cada vez más capital y negocio.

En este sentido, resulta interesante tener en consideración el debate sobre globalización que ha planteado el ex Ministro de Asuntos Exteriores británico, David Miliband, en uno de sus recientes artículos[1]. Miliband plantea que nos encontramos ya en una segunda fase de la globalización con una complejidad de intereses donde lo único que prevalece es la necesidad de entenderse. Esto mismo lo podemos ver estos días en la visita de Trump a UK debido a que Inglaterra quiere atribuirse un papel de bisagra en dos mundos que se necesita: Europa y América.

Por primera vez en una generación, las empresas han realizado cambios estratégicos en su manera de crecer y de gestionar el talento a través de la globalización. Es por esto que aquellas empresas que sean capaces de gestionar los nuevos desafíos competitivos que suponen el nuevo talento que nos brinda el cambio generacional en la empresa, así como el auge de la importancia de la experiencia del empleado y el análisis de datos serán las que mejor adapten sus políticas de movilidad al cambio en la globalización.

Accede al informe completo aquí

[1] What next for Globalisation? The Monacle Forecast, 2018. Rt Hon David Milliband, former British Foreign Secretary