¿Es necesario comunicar los proyectos realizados a tu seguro de arquitecto?

Los seguros de arquitectos por actividad cubren todas las obras y proyectos que desarrolles, de acuerdo con la cobertura de tu póliza contratada. Algunos profesionales tienen dudas sobre si es necesario comunicar a la compañía aseguradora cada vez que se va a realizar un proyecto o una obra.

Esta situación inquieta a algunos arquitectos, pero la realidad es que no es necesario y aquí te lo explicamos. 

No comunicar proyecto a proyecto

En términos generales, la mayor parte de las compañías aseguradoras no exigen en sus seguros para arquitectos la comunicación caso a caso de los proyectos o trabajos que se van a cometer. Los seguros de rc arquitectos, salvo que tengas un seguro por obra, son anuales. La cobertura abarca todos los proyectos u obras que realices dentro de las actividades cubiertas por tu póliza.

Comunicar obra a obra sería un trámite complejo o tedioso que no ayudaría en el día a día del profesional. La burocracia y el papeleo siempre son enemigos de un trabajo productivo.

No informar obra a obra no quiere decir que no se deba comunicar a la aseguradora el riesgo que esta asume. Esto se realiza antes del vencimiento anual de la póliza. Es un proceso sencillo pero necesario. ¿Cómo se hace?

Comunicar proyectos antes de renovar el seguro

La obligación habitual es comunicar el volumen de honorarios o la facturación real para recalcular el coste del seguro del arquitecto al final de la anualidad de la póliza. 

Si eres un arquitecto, se utilizará el criterio de volumen de honorarios. Si se trata de una empresa, se empleará el volumen de facturación.

En el caso concreto de los arquitectos, existen algunas aseguradoras, que, además de una prima anual, cobran una prima en función del volumen de la obra, pero, en términos generales, es una excepción.

Como siempre, es importante revisar tu póliza y comprobar las obligaciones particulares que puedan existir en su condicionado. En algunos casos, el volumen de esta actividad profesional o el tipo de nuevos proyectos a ejecutar exigirá revisar las sumas aseguradas como límite de indemnización, siempre de acuerdo con las condiciones de cada compañía aseguradora. Es imprescindible adaptar el seguro al nivel de riesgo que se asume por el tipo de actividad o proyectos desarrollados. Auditar periódicamente las pólizas permite evitar sorpresas ante potenciales reclamaciones derivadas del ejercicio profesional.

El seguro por obra es un caso completamente distinto. En esta modalidad la póliza cubre un proyecto o una obra concreta. Es una prima única y no, como en el caso de los seguros de arquitectos por actividad, una prima anual. Como te hemos informado, en Aon acabamos de negociar un seguro por obra muy especial que te animamos a descubrir en esta misma web.

La opción del Seguro por obra

Los seguros de responsabilidad civil profesional de los arquitectos cubren normalmente las reclamaciones por posibles daños a terceros a lo largo de todo su ejercicio profesional. Son pólizas anuales que cubren todos los obras o proyectos realizados.

Sin embargo, existen numerosos arquitectos que realizan solo obras puntuales. Para estos profesionales surge el seguro por obra. Hasta la fecha no existían en el mercado muchas alternativas de este tipo de pólizas. Recientemente han surgido nuevas opciones de cobertura para esta necesidad que desde hace años cuenta con una demanda creciente dentro del colectivo de arquitectos.

Seguro de obra para jóvenes arquitectos

El seguro por obra es una opción para jóvenes arquitectos con actividad profesional limitada y que quieren cubrir un proyecto concreto. También resulta de interés para otros arquitectos con carga de trabajo limitada a una obra específica. Asimismo, existen profesionales que quieran asegurar un proyecto concreto fuera de su seguro de responsabilidad civil de arquitecto.

El seguro por obra extiende su periodo de cobertura de la responsabilidad desde el inicio del proyecto hasta la finalización del plazo legal de la responsabilidad civil del arquitecto.

Este seguro asegura una obra concreta pagando una única prima. El seguro por obra se paga normalmente en dos plazos. La primera parte de la prima se paga antes del inicio del proyecto y la segunda parte una vez terminada la fase de construcción. Esta forma de pago puede varias según las distintas opciones de seguros de obra existentes en el mercado.

Los seguros de arquitectos habituales son normalmente primas renovables anualmente ya que cubren todo el ejercicio profesional. El seguro por obra solo hace frente a las posibles responsabilidades de un proyecto específico. Por esta razón, como hemos señalado, la prima es única. No es necesario estar pendiente de primas renovables en años sucesivos.

Otra de las ventajas principales de este tipo de seguro es que el coste de seguro por obra se conoce al inicio de un proyecto y puede ser repercutido, de forma clara, a los clientes en los honorarios profesionales. Es un coste cierto del proceso de una obra que permite despreocuparse desde el primer momento de todo el periodo de posibles reclamaciones derivadas de la responsabilidad civil del arquitecto por esa obra.

En Aon podemos ofrecer solución a la necesidad de seguros de responsabilidad civil profesional por obra. Contamos con alternativas para dar respuesta a la demanda de seguros puntuales que protejan frente a las posibles reclamaciones profesionales contra los arquitectos derivados de proyectos u oras puntuales.