Datos importantes de los Seguros de Arquitectos y la Responsabilidad Civil

Listado de la etiqueta: rc

¿Puede un arquitecto impartir formación?

Ser Arquitecto tiene una salida profesional cada vez más clara, para quien no puede (o no quiere) ejercer su profesión: la docencia. ¿Puede un arquitecto impartir formación? Sí. ¿Cualquier arquitecto, sólo con el título de Arquitecto, puede ejercer en cualquier sitio? No.

Para empezar, lo primero es saber que la docencia no se ve encorsetada a las clases de Arquitectura o Arquitectura técnica, sino a toda la actividad como profesor que el Arquitecto puede adquirir.

¿Por qué se presupone que un Arquitecto tiene habilidad para impartir formación?

  • Oratoria. Se supone que un Arquitecto suele hablar en público con cierta frecuencia, para exposiciones, presentaciones de proyecto o incluso a un nivel formativo no titulado.
  • Organización. También se reconoce al arquitecto como alguien organizado, que está actualizado en cuanto a la normativa y que sabe buscar y rebuscar entre las distintas fuentes de información para luego poder hacer un filtro de lo que interesa y lo que no.
  • Formación. La Arquitectura es una carrera de nombre. Por ello, quien la termina y consigue el título se presupone una persona con dotes de estudio y cierta cultura.

¿Y qué tipo de profesor puede ser un arquitecto?

Clases particulares

Es lo más “sencillo”, y tal vez sea el primer paso natural para todos los arquitectos que pretenden acabar siendo profesores.  Este tipo de actividad permite al profesional ponerse a prueba como profesor y, además, practicar frente a alumnos reales.

Las ventajas es que no se necesita ni un local propio ni está fijado a horarios que otro imponga (así como el sueldo que se quiera cobrar, que también dependerá de la capacidad de conseguir nuevos clientes-alumnos).

Ser profesor en una academia

Es el “nivel previo” a ser profesor oficializado por un título. Dar clases e una academia no exige más titulación que la que la propia Academia nos exija y además se suele tener más flexibilidad a la hora de planear nuestro contenido de las clases.

El sueldo y el horario sigue siendo flexible, pero también suele ser necesario darse de alta como Autónomo.

También permiten abrir un poco el abanico de las materias que podemos tratar, que pueden ir desde geometría hasta a Dibujo técnico o matemáticas.

Formación Profesional

Para ser profesor de FP sí que se necesita contar con el Máster en Formación del Profesorado (en este caso de Formación Profesional). Equivalente a lo que era el CAP, ya que la Arquitectura no tiene implícita enseñanza pedagógica y didáctica.

¿Dar clase en colegio o instituto? ¡Claro!

Además del Máster nombrado anteriormente, ¡hay que estudiar una oposición! La alternativa a esto es hacer sustituciones, pero no suelen tener mucho recorrido. También se puede optar por acceder a Colegios Privados, pero estaremos siempre sujetos a sus condiciones (a veces, incluso, cabe la posibilidad de que no pidan el Máster del profesorado).

Dar clases de Arquitectura… en la Universidad

La crema y nata del Arquitecto profesor. Además de un expediente impoluto, se necesitará el Doctorado y la acreditación ANECA.

Lo normal es primero estudiar un doctorado para acceder a las convocatorias del Personal Docente e Investigador de la Universidad en la que tengamos interés de dar clase.

Esto es recomendado para aquellos que tengan una clara vocación de profesores porque puede llevarnos muchos años conseguirlo.

¿Es obligatorio un Seguro para Arquitectos?

¿Y qué pasa con Hacienda?

Si quieres impartir formación deberías (a menos que trabajes por cuenta ajena) decírselo a Hacienda cuanto antes. Esto quiere decir que dentro de las Tarifas, no sería válido estar dado de alta sólo en “Servicios Técnicos de Ingeniería”.

Por ello, según la Ley Reguladora de las Agencias Locales, deberás indicar cada una de tus actividades profesionales cuando vayas a hacer la declaración. Si sigues ejerciendo como Arquitecto pero quieres lanzarte a esta aventura, deberás añadir también el epígrafe referido a “Educación e investigación” y también indicar el tipo de formación que vas a impartir . Por ejemplo, dentro del documento de Tarifas:

  • Si un Arquitecto en activo va a ejercer formaciones a una o varias empresas, tendrá que darse de alta en el epígrafe 932, “Educación e investigación” de la sección primera. Es importante tener en cuenta los diferentes sub-epígrafes para darse de alta correctamente en función de la formación que el trabajador autónomo vaya a prestar.
  • Si se van a dar clases particulares y fuera de los Planes de Estudios marcados por el Ministerio de Educación, deberá especificarse en el epígrafe 933.9 “Otras actividades de enseñanza, tales como idiomas, corte y confección, mecanografía, taquigrafía, preparación de exámenes y oposiciones y similares».
  • Si se van a dar clases en una academia o incluso a domicilio, será en el 932  “Enseñanza no reglada de formación y perfeccionamiento profesional y educación superior”.
  • Si estamos hablando de oposiciones o planes de Estudios fijados por el Estado en España, entonces el epígrafe será el 934, “Enseñanza fuera de establecimiento permanente”.

Además, es importante que tengas en cuenta que este servicio se cobrará con Iva y que, en algunos casos, lo podrás deducir.

Mi seguro de Responsabilidad Civil, ¿me cubre esta actividad profesional?

El Seguro de RC para Arquitectos te cubrirá únicamente la actividad profesional para la que fue contratada que, además, está especificada en la póliza.

Así, cualquier Seguro de Responsabilidad Civil para Arquitectos cubrirá eso: la actividad profesional de la arquitectura, no estando incluida la formación en ella.

¿Qué cubre mi Seguro de RC Penal de Arquitectos?

Te recomendamos, si tienes dudas, contactar con nosotros.

Y, si todavía no tienes tu seguro o quieres cubrirte ante cualquier tipo de riesgo, contacta con nosotros y te proponemos una solución.

¿Se puede desgravar el seguro responsabilidad civil para arquitectos?

¿Se puede desgravar un seguro de responsabilidad civil para arquitectos? En este artículo os explicamos esta cuestión, y resolveremos vuestras dudas sobre el marco fiscal aplicable en este tipo de pólizas para arquitectos.

Marco fiscal del seguro de responsabilidad civil para arquitectos

Estos seguros de responsabilidad civil, sean para arquitectos o para otros profesionales, suelen contratarse por autónomos que necesitan proteger sus trabajos e interacciones con terceros. En tal caso, estas pólizas son deducibles, aunque esto será siempre que estén asociadas a la actividad profesional. Si es así podremos calificarla como desgravable en nuestra declaración.

¿Qué importe puedo deducir del seguro de responsabilidad civil para arquitectos?

Los seguros de responsabilidad civil para arquitectos autónomos son deducibles al 100%. Aunque en este supuesto estaremos igualando dicha póliza a cualquier otro gasto derivado del desarrollo de la actividad laboral del arquitecto. Y es que, la fiscalidad entendería que la contratación de este seguro es igual que la compra de un programa de diseño o que la compra de material de oficina, por lo que sería un gasto más.

¿El seguro sigue siendo deducible una vez el arquitecto se ha jubilado?

Sobre esta cuestión, lo primero que nos gustaría comentar es el ámbito temporal del seguro de responsabilidad civil para arquitectos. Porque el profesional puede sufrir una reclamación durante la ejecución de la obra, pero lo más probable es que llegue una vez finalizado el proyecto. Y, porque no, también puede darse el caso de que dicha reclamación sea interpuesta una vez haya cesado su actividad por jubilación o, simplemente, por el cambio de su actividad profesional.

Por ello, y al tratarse de un seguro ligado a la actividad profesional y con obligación de mantenerlo contratado, aunque cese dicha actividad del arquitecto, sí que hay posibilidad de deducir el importe en la declaración de la renta.

La Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, establece una responsabilidad civil por un plazo de 10 años a aquellas personas que intervengan en procesos de edificación. Considerando que no aparece nada sobre este asunto en la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (LIRPF), hay que acudir a los supuestos que se han planteado estos últimos años a la Dirección General de Tributos (DGT).

La Dirección General de Tributos afirma que hay que acudir al 28.1 de la LIRPF, en el que se fija que “el rendimiento neto de las actividades económicas se determinará según las normas del Impuesto sobre Sociedades, sin perjuicio de las reglas especiales contenidas en este artículo, en el artículo 28 de esta Ley para la estimación directa, y en el artículo 29 de esta Ley para la estimación objetiva”.

Por otro lado, el artículo 10.3 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades establece que “en el método de estimación directa la base imponible se calculará corrigiendo, mediante la aplicación de los preceptos establecidos en esta Ley, el resultado contable determinado de acuerdo con las normas previstas en el Código de Comercio, en las demás leyes relativas a dicha determinación y en las disposiciones que se dicten en desarrollo de las citadas normas”.

Atendiendo a lo dispuesto en estos dos párrafos anteriores, aunque el arquitecto ya no desarrolle la actividad económica, el pago de las primas de seguro de responsabilidad civil es consecuencia directa del ejercicio de dicha actividad. Así resulta que, aunque los pagos de la prima son posteriores al cese de la actividad, mantienen la misma naturaleza y, por consiguiente, son deducibles en la determinación del rendimiento neto de la actividad.

Existen consultas vinculantes realizadas a la Dirección General de Tributos (Consultas V1497-10 y V0686-09) donde se puede ampliar esta información y comprobar el criterio del regulador sobre la fiscalidad aplicable a los seguros para arquitectos sin actividad.

En Aon somos expertos es seguros de responsabilidad Civil para arquitectos. Si tienes alguna pregunta o quieres más información, no dudes en contactar con nosotros.

¿Cubre el seguro de arquitectos la responsabilidad penal?

El arquitecto tiene una responsabilidad derivada de preceptos legales como el Código Civil o La Ley de Ordenación de la Edificación.

El seguro de responsabilidad civil protege el patrimonio de los arquitectos frente a reclamaciones derivadas de su actividad profesional desarrollada. Esta responsabilidad civil puede ser exigida por daños personales y/o materiales, así como por los perjuicios económicos consecuencia de esos daños.

Además de actos que origen una responsabilidad civil cubierta por el seguro de RC arquitecto, el trabajo profesional del arquitecto puede conllevar una responsabilidad penal.

¿Está cubierta la responsabilidad penal de un arquitecto?

Es importante tener muy claro que el seguro de responsabilidad civil profesional para arquitectos cubre la responsabilidad civil, nunca la penal.

Muchas veces determinar el tipo de responsabilidad derivada de unos daños es complicado y son los tribunales quienes determinarán la naturaleza de la misma. Definir la naturaleza de la responsabilidad de un acto ilícito o antijurídico puede ser compleja.

Por ejemplo, un tejado que se derrumba durante la construcción de una vivienda y provoca una muerte puede ser considerado como un delito de homicidio imprudente o exclusivamente determinarse una responsabilidad civil. También podría darse el caso de que se determine tanto una responsabilidad civil como penal.

La responsabilidad penal no es asegurable. No se pueden cubrir delitos ni conductas dolosas. El seguro de responsabilidad civil del arquitecto cubre errores profesionales, no actos malintencionados o dolosos. Por ejemplo, una infracción deliberada de las normas de prevención de riesgos laborales en la obra podría ser un delito penal y nunca podría ser cubierto por el seguro de arquitectos.

No existen seguros que cubre la responsabilidad penal. En el mercado asegurador solo se cubre la posible responsabilidad de administradores, directivos y altos cargos de empresas si se determina la responsabilidad civil de estas figuras y la empresa es condenada penalmente. Esto es el caso de los seguros de D&O o, también denominados, seguros de responsabilidad de directivos.

Garantía de defensa en el seguro RC Arquitectos

Una aclaración relevante sobre el alcance del seguro de RC de arquitectos son los gastos de defensa legal.

El seguro de responsabilidad civil del arquitecto puede cubrir los gastos de Defensa Penal por actuaciones profesionales. Esta cobertura garantiza la defensa penal del arquitecto en procesos que se le sigan por imprudencia, impericia o negligencia relacionadas con su actividad profesional.

Es decir, en los procedimientos penales por imputación al asegurado de delitos dolosos cometidos en el ejercicio de su actividad profesional, la compañía aseguradora puede llegar a asumir los gastos de defensa en el caso- muy importante este matiz- de que recaiga sentencia absolutoria firme. Igualmente podrían llegar a cubrirse las fianzas judiciales que se pudieran exigir en causa criminal.

Asesoramiento en seguros para arquitectos

Contratar un seguro de arquitectos es siempre una decisión muy relevante que requiere un buen asesoramiento. Es importante conocer bien el alcance de la póliza y tener muy claras sus coberturas y, sin duda, sus limitaciones. Resulta recomendable conocer las claves del seguro de rc arquitectos.

En Aon estamos especializados en seguros de responsabilidad civil profesional para arquitectos. Contamos con una larga experiencia asesorando a todo tipo de arquitectos y estudios de arquitectura en la cobertura de sus riesgos profesionales. Trabajamos tanto pólizas anuales renovables como seguros por obra, si solo haces proyectos puntuales.

Estamos a tu disposición para ayudarte a encontrar la mejor cobertura para tu caso concreto.

¿Cuánto cuesta el seguro de arquitectos?

En este post te explicamos las claves para saber cuánto cuesta el seguro de arquitectos.  En líneas generales, el precio del seguro RC Arquitectos está en función de cuatro factores principales:

  1. Actividad
  2. Facturación
  3. Límite de indemnización
  4. Ámbito geográfico de actuación
  5. Siniestralidad histórica

Calcular el precio del seguro de responsabilidad civil para arquitectos requiere solo unos minutos, pero es necesario que la información facilitada sea correcta. El objetivo siempre debe ser que el seguro este correctamente adecuado a la actividad y nivel de riesgo de cada arquitecto, lo que nos ahorra preocupaciones en el futuro.

Actividad profesional

Los arquitectos pueden desempeñar su trabajo profesional de distintas formas:

  • Arquitecto libre ejerciente
  • Arquitecto asalariado
  • Arquitecto Perito Informes
  • Arquitecto funcionario

La modalidad de ejercicio de la profesión y el  tipo de actividad que se desarrolla implica un diferente nivel de riesgo. Normalmente, no existe la misma la posibilidad de una reclamación para arquitecto que trabaja como funcionario que para el de un arquitecto libre ejerciente que firma proyectos de edificación.

El precio del seguro de responsabilidad civil profesional para un arquitecto también puede variar si no se firman proyectos, si se realizan exclusivamente peritaciones o si realizas trabajos adicionales como, por ejemplo, coordinador de seguridad y salud. En la actualidad puedes ajustar en gran medida tu seguro según tu actividad, lo que influye en la prima del seguro y en la tranquilidad de contratar el seguro que realmente necesitas.

Facturación

La facturación de honorarios va a determinar la prima del seguro. Normalmente se tienen en cuenta la facturación del último y del penúltimo periodo anterior a la contratación del seguro. También es posible que necesites facilitar la facturación del periodo en curso. Como siempre, es importante la transparencia y exactitud de todos los datos proporcionados, ya que según ese dato se calcula el nivel de riesgo.

Al final de cada anualidad de seguro, si esa es tu forma de aseguramiento, puede ser que la compañía de seguro te pregunte por la facturación real del ejercicio, ajustando la prima al alza en caso de haber una diferencia. Declarar una facturación baja alejada de la realidad, además de tener que abonar una cantidad adicional al final del ejercicio, puede suponer algún problema en caso de siniestro y la diferencia en prima no suele compensar el riesgo.

Límite de indemnización

El límite de indemnización establecido en el seguro va a determinar su precio. Lógicamente cuanto mayor sea el capital asegurado, mayor será la prima, pero no es una diferencia proporcional, es decir por el doble de capital no se va a pagar el doble de prima, es una diferencia menor.

Aquí es muy importante ser conscientes de que los siniestros de responsabilidad civil profesional suelen ser muy costosos, incluso aunque al final no exista una culpabilidad. Solo los gastos de defensa jurídica pueden ser elevados en el tipo de proceso a los que un arquitecto se enfrenta. Un límite elevado, de acuerdo con nuestra actividad, es una garantía para evitar problemas económicos.

Existe la posibilidad de fijar franquicias para reducir el coste del seguro de arquitectos. Las franquicias solo se pagan en caso de siniestro. Debemos destacar que la franquicia no se aplica si en el siniestro solo se producen gastos de defensa jurídica.

Ámbito geográfico 

Normalmente tu seguro de arquitectos cubre las posibles reclamaciones por daños a terceros derivadas de tu actividad profesional desarrollada dentro de la Unión Europea. Si tus proyectos te llevan fuera del espacio europeo, tu póliza se encarecerá.

Siniestralidad

Un ejercicio profesional sin siniestros es un dato positivo para que la compañía aseguradora evalúe favorablemente el riesgo como arquitecto. Normalmente, cuando vas a contratar el seguro de rc profesional, te preguntarán si has recibido alguna reclamación en los últimos cinco años.

Cuál es el coste del seguro de arquitecto por obra

Los arquitectos que solo realicen proyectos puntuales pueden optar por un seguro por obra. Esto supone primas menores. En este caso, el arquitecto paga una prima única para todo el periodo necesario de cobertura. No existen posteriores pagos anuales.

Los criterios a tener en cuenta para fijar el precio de la póliza son similares a los señalados en la actividad regular de un arquitecto, con especial detalle al valor del proyecto a asegurar. En este caso, no se declara la facturación de la anualidad, solo el proyecto/obra que se está asegurando.

Tendencia en seguro arquitectos

La tendencia del mercado para los seguros de responsabilidad civil profesional es hacia un endurecimiento de las condiciones. Actualmente nos encaminamos hacia lo que los expertos denominan un “mercado duro”. Esto puede tener impacto en las pólizas de los arquitectos y otros profesionales. Por esta razón, es importante revisar las pólizas antes de su vencimiento.

Si quieres conocer el precio de tu seguro de arquitectos, consúltanos. A través de Aon puedes contratar tu seguro de responsabilidad profesional para arquitectos con las condiciones más adecuadas.

Los límites de indemnización en los seguros de RC

En los seguros de Responsabilidad Civil Profesional de arquitectos resulta imprescindible comprobar el límite de indemnización que cada compañía aseguradora ofrece en sus pólizas.

El límite de indemnización es la cantidad máxima que pagará una compañía por un siniestro ante una reclamación cubierta.

Este límite del seguro de arquitectos puede ser por:

  • Siniestro
  • Año
  • Siniestro y año

La práctica habitual en el mercado asegurador de seguros de RC de arquitectos es que se trate de un límite anual. Esto significa que este es la cantidad máxima a pagar por todos los siniestros que se produzcan en una anualidad. Si el límite de indemnización son 600.000 euros, este es el máximo que nos cubrirá en un año por todos los siniestros.

Es muy recomendable para decidir el límite de indemnización más apropiado tener en cuenta tanto las obras pasadas realizadas como las en curso o futuras.

Seguro estudios de arquitectura

Asimismo, resulta conveniente tener claro en el caso de estudios de arquitectura con varios arquitectos el tipo de seguro con el que se cuenta.

En caso de que una reclamación se dirigiese exclusivamente contra el estudio, el límite de indemnización máximo por reclamación podría ser el límite de indemnización del arquitecto asegurado que haya cometido el error o falta profesional.

Reclamaciones y víctimas

Otro elemento a tener en cuenta cuando revisemos nuestro seguro de arquitectos y sus límites son los sublímites de indemnización en determinadas garantías.

Por ejemplo, los sublímites son habituales en coberturas como las de Daños Patrimoniales Primarios o la Responsabilidad Civil de Explotación y Patronal.

En este último caso, por ejemplo, se suele establecer un sublímite de indemnización por víctima. Por ejemplo, si el límite de indemnización es de 300.000€ se puede establecer un sublímite de 150.000€ por víctima.

En este caso, el importe máximo que la aseguradora abonaría por daños a personas que fallezcan, queden inválidas, etc. En el caso de este tipo de condenas por daños personales las sentencias judiciales pueden establecer límites muy elevados por víctima.

Revisa los límites de indemnización de tu seguro de RC arquitectos

Como conclusión, asegurar la Responsabilidad Civil de un arquitecto requiere dedicación para examinar las coberturas, garantías y límites más adecuadas. Las reclamaciones pueden ser muy elevadas.

El asesoramiento especializado es imprescindible para que la póliza del arquitecto no tenga lagunas de cobertura.

La pérdida de documentos en los seguros para arquitectos

Los arquitectos manejan mucha documentación en sus proyectos tanto propia como de terceros. Las obras siempre son un trabajo que implica a muchos equipos y profesionales. Un riesgo existente y que cualquier seguro para arquitectos debe contemplar es la pérdida o destrucción accidental de los documentos confiados al arquitecto para realizar el trabajo encomendado (por ejemplo, dirigir una obra o ejecutar un proyecto).

Un robo, un incendio u otro hecho imprevisto en el estudio o despacho profesional son circunstancias que pueden conducir a la desaparición de documentos de terceros. La posibilidad de recibir una reclamación por sucesos de este tipo es real, aunque es cierto que normalmente la mayor parte de los documentos que maneja un arquitecto durante un proyecto son propios.

Cobertura de «Pérdida de documentos» o «Daños a expedientes»

Por esta razón, en los seguros de arquitectos se incluye normalmente la cobertura denominada “Pérdida de documentos” o “Daños a los expedientes”. Esta garantía protege frente a las posibles reclamaciones derivadas de imprevistos como los señalados. Cubre los gastos para reemplazar o restaurar los documentos dañados, alterados, destruidos o extraviados.  Se trata de una cobertura complementaria no muy conocida pero que resulta útil ante situaciones no tan inhabituales en el ejercicio profesional cotidiano.

La aseguradora exige, como resulta comprensible, la debida diligencia de los asegurados en la custodia temporal de los documentos confiados al arquitecto y rechaza siniestros, como en otras circunstancias, que no sean accidentales. Por ejemplo, no se cubriría los daños a unos expedientes deteriorados por haberlos dejado sin atender a la intemperie.

Otro aspecto relevante en este tipo de cobertura es que habitualmente la póliza para el arquitecto incluye un sublímite de indemnización.  El sublímite es una limitación de la indemnización máxima establecida para la cobertura principal de responsabilidad civil profesional. Normalmente son cantidades inferiores a los capitales asegurados en las garantías principales.

¿Cubre los daños a expedientes tu seguro de arquitectos? Compruébalo. Puede ser importante y así evitas potenciales futuros problemas.

La inhabilitación profesional en los seguros de arquitectos

Los seguros para arquitectos han ido evolucionando a lo largo de su historia. Inicialmente eran pólizas centradas en hacer frente a las reclamaciones derivadas de errores en el ejercicio de la actividad profesional. Progresivamente las coberturas han ido ampliándose para garantizar una mayor cobertura a todos los arquitectos. Prueba de ello son las garantías relacionadas con el cese de la actividad, la cobertura de actividades como la coordinación de seguridad y salud o la inclusión de la retroactividad ilimitada. Entre las garantías que se pueden incorporar a un seguro de arquitectos destaca la inhabilitación profesional.

Esta cobertura garantiza el pago de una indemnización si el arquitecto asegurado recibe una sentencia condenatoria a la pena de inhabilitación para el ejercicio de la profesión. Es una cobertura complementaria que se contempla en algunos seguros de responsabilidad civil profesional para arquitectos. El pago siempre está condicionado a una condena penal con sentencia judicial firme. Los límites de indemnización son diversos. Una cifra habitual suele ser 2.000-2.500 euros al mes durante un periodo máximo de 18 meses. En general, ya que el seguro no puede ser objeto de lucro para el asegurado, esta indemnización no puede ser mayor que los ingresos medios mensuales obtenidos durante el periodo inmediatamente anterior a la condena.

Factores a tener en cuenta sobre la inhabilitación profesional.

Otros factores a tener en cuenta es que la inhabilitación se tiene que producir durante la vigencia del seguro de RC contratado. Lógicamente la sentencia condenatoria tiene que tener su origen en el ejercicio profesional como arquitecto. Una consecuencia habitual de la inhabilitación es la suspensión de los derechos como miembro del colegio de arquitectos al que se pertenezca. Ante una sentencia condenatoria la garantía de inhabilitación profesional resulta una ayuda imprescindible. Por esta razón, es recomendable comprobar tu seguro de arquitecto y chequear si esta cobertura de subsidio está incluida o si es posible incorporarla como garantía complementaria en el seguro de RC profesional.

Cese de actividad: la responsabilidad del arquitecto sigue

Muchos arquitectos se preguntan sobre lo que ocurre se produce un cese de actividad al llegar a la edad de jubilación o, por la razón que sea, deciden cambiar su actividad y empezar un trabajo no relacionado con la arquitectura.

Esta pregunta frecuente es muy relevante ya que una persona puede dejar de ejercer como arquitecto por jubilación o cambio de profesión, pero puede seguir recibiendo una reclamación por obras finalizadas hace tiempo. Es muy importante tener en cuenta que la responsabilidad no termina con el fin de la actividad profesional.

Las consecuencias de una reclamación por una obra diseñada, dirigida o ejecutada como arquitecto pueden llegar años después y, pese al tiempo transcurrido, una sentencia judicial podría establecer una responsabilidad con serias consecuencias económicas para su patrimonio personal.

Por esta razón, en los seguros para arquitectos es importante contemplar la opción de cobertura posterior al fin del ejercicio profesional. Es decir, el seguro de responsabilidad civil para arquitectos debe permitir continuar asegurado frente a reclamaciones en caso de situaciones como cese de actividad, jubilación o fallecimiento. Estar jubilado no quiere decir que no puedan existir reclamaciones profesionales. Lo mismo ocurre si estamos desarrollando una nueva profesión fuera del mundo de la arquitectura.

El seguro para un arquitecto jubilado o no activo debe contemplar unos límites de indemnización suficientes para no poner en riesgo el patrimonio. Probablemente se puedan reducir los capitales asegurados frente al seguro de un arquitecto en activo, pero siempre manteniendo unos niveles mínimos de seguridad.


Solicita información sobre nuestros seguros para arquitectos y para obras. En Aon te asesoramos para que puedas ejercer tu actividad con tranquilidad.

El daño patrimonial primario en los seguros de arquitectos

¿Qué ocurre en una obra u otro proyecto de un arquitecto cuando no hay un daño material o a una persona y hay un perjuicio económico inmediato? Esta situación es la que se conoce como daño patrimonial primario en los seguros para arquitectos.En concreto, es el perjuicio patrimonial que sufran terceras personas como consecuencia de faltas o errores profesionales y que al manifestarse producen de forma directa o inmediata la privación del disfrute de un derecho.Es decir, aquellos perjuicios consecuencia de una actuación como arquitecto que no sean reconducibles a un daño personal, daño material o consecuencias derivadas de estos.

Este concepto se comprende mejor con unos ejemplos de siniestro de daños patrimoniales primarios: Por un error en los cálculos, la eficiencia de las placas solares instaladas en el tejado no dan la energía suficiente para poder producir los niveles esperados y hay que acometer mejoras o cambios ajenos al proyecto. No hay un daño material ni corporal, pero si hay perjuicio económico para el propietario que podría reclamar contra el seguro del arquitecto.

Un arquitecto proyecta unos trasteros en una comunidad. Los cálculos de estructura son  erróneos y los trasteros son accesibles por los propietarios. No existen unos daños materiales directos . No obstante, existen unos gastos económicos adicionales para rehacer el proyecto que pueden ser reclamados y cubiertos por la garantía de perjuicios patrimoniales puros.Los perjuicios patrimoniales puros o daños patrimoniales primarios son más habituales en profesiones como la abogacía mientras que en los arquitectos resulta más frecuente enfrentarse a reclamaciones por daños materiales consecuencia directa de faltas, negligencias o errores profesionales. No obstante, la posibilidad de un siniestro existe y es necesaria una adecuada cobertura aseguradora.

¿Están cubiertos los daños patrimoniales primarios por el seguro de arquitectos?

Los daños patrimoniales primarios son una cobertura básica del seguro de RC para arquitectos. Normalmente todas las pólizas contemplan esta garantía dentro de sus condicionados generales. Puede ser definida como daños patrimoniales primarios o daños patrimoniales puros.

Como siempre, recomendamos revisar bien los seguros de rc y comprobar que las coberturas se ajustan a las necesidades profesionales de los arquitectos.En definitiva, dentro del seguro de responsabilidad civil profesional se cubren tanto los perjuicios derivados de daños materiales o personales causados a terceros como los perjuicios patrimoniales primarios. Como hemos explicado, estos son daños o pérdidas económicas que no tienen como causa directa un daño material o personal sufrido por el reclamante de la pérdida.


Solicita información sobre nuestros seguros para arquitectos y para obras. En Aon te asesoramos para que puedas ejercer tu actividad con tranquilidad.

Consejos para elegir un seguro para nuevos arquitectos

El crecimiento del mercado inmobiliario y las perspectivas para los próximos años está provocando una nueva demanda de arquitectos. Tras años complicados, la arquitectura vuelve a ser una profesión con tirón. Antes de iniciar su actividad profesional, los nuevos arquitectos deben revisar las opciones del mercado asegurador para proteger su responsabilidad civil.

Elegir un seguro que cubra esta actividad no es sencillo. En primer lugar, es necesario atender a los límites de indemnización necesarios según los proyectos a abordar. Debemos recordar que la responsabilidad civil es ilimitada en nuestro país. No existe, a priori, una limitación a la indemnización que puede fijarse en un tribunal. Es importante establecer siempre límites suficientemente elevados para poder hacer frente a las consecuencias de las potenciales reclamaciones.

Las funciones profesionales a desempeñar también condicionan el alcance de los límites y de las coberturas y garantías. Lógicamente la dirección de obras exige contar con capitales garantizados superiores que otras tareas secundarias. Igualmente, si el arquitecto emprende proyectos internacionales, el seguro debe contemplar una adecuada cobertura en todos los ámbitos geográficos en los que pueda actuar el arquitecto.

El precio es un criterio importante y más cuando se está en los inicios de una carrera profesional pero no debe ser el único factor de decisión a la hora de elegir una póliza para un arquitecto. Como consejo, nunca se debe sacrificar la protección solo para ajustar la prima del seguro. Es vital estar bien protegido y no tener que enfrentarse a reclamaciones con coberturas profesionales insuficientes. Existen opciones, como las franquicias, para reducir el coste.

En definitiva, junto con la atención a los límites de indemnización, resulta imprescindible leer y entender el detalle de las coberturas teniendo en cuenta la inclusión de unas adecuadas garantías para el tipo de actividad desarrollada. En nuestra web puedes encontrar información sobre aspectos claves para el seguro de jóvenes arquitectos.