Tener problemas con los vecinos es más habitual de lo que parece: compartir espacios día a día con otras personas, sea en el ámbito que sea, siempre puede producir desencuentros. E igual que en cualquier otro ámbito, la resolución de los conflictos con los vecinos es posible.

La mayoría de los problemas que surgen en las comunidades de propietarios suelen solucionarse con una conversación.

Otros quedarán resueltos gracias al seguro de comunidades, que se encargará de afrontar las reclamaciones por daños, las reparaciones que causan derramas y mucho más.

Pero en los casos más complicados, te contamos qué leyes están a tu favor y cómo poner fin al problema.

Tres problemas habituales en las comunidades de vecinos y posibles soluciones legales

En general, no está permitido desarrollar en un piso o local actividades prohibidas que resulten dañosas para la finca o que sean molestas, insalubres, peligrosas, ilícitas o nocivas.

El presidente de la comunidad puede solicitar (por iniciativa propia o de cualquier propietario o de cualquier ocupante) la cesación de las mismas antes de iniciar las acciones judiciales procedentes.

Veamos algunos casos concretos:

Pago de derramas inesperadas y morosidad

Ser propietario implica tener responsabilidades, entre ellas económicas. Las personas que no están al corriente de los pagos están perjudicando al resto de propietarios, y es una situación que hay que atajar. Se puede hacer de la siguiente manera:

  1. Conversar y negociar: hay vecinos que no pagan porque no pueden. Si la persona tiene la voluntad de solucionarlo se puede plantear una solución, como el pago a plazos (que debe ser aprobado siempre en junta y constar en acta).
  2. Recursos legales: los propietarios que no están al corriente de pagos pueden ser privados del derecho a voto, según la Ley de Propiedad Horizontal. Para ello, en la convocatoria de la junta se indicará la relación de propietarios con deuda pendiente y se advertirá de la privación del voto.
  3. Procedimiento judicial: cuando la vía amistosa no es posible. Está recogida en el artículo 21 de la LPH.

En cuanto a las derramas por siniestros como roturas de tuberías, incendios o robos, una de las formas más eficaces de evitarlo es contando con un seguro de comunidades que cubra imprevistos. En cualquier caso, recuerda que el seguro no cubre el mantenimiento y obras de mejora.

Problemas de ruido en las comunidades

Los ruidos en las comunidades suelen ser realmente molestos para los vecinos que los sufren.

Hay dos tipos de conflictos: por problemas de ruido puntuales (obras, fiestas…) o por ruidos continuados derivados del estilo de vida (volumen de la tele, ladridos, gritos, movimiento de muebles, música alta…).

Hay 3 maneras de atajar el problema del ruido:

  • De manera amistosa: habla con tu vecino y expón tu problema, quizá no sea consciente de estar causando ruido molesto.
  • Escalando el problema: contacta con el presidente o administrador si quieres presentar una queja formal.
  • Acción de cesación de actividades molestas: consiste en demandar a través de la comunidad.

Uso de zonas comunes para realizar actividades privadas

Las zonas comunes como la piscina, las pistas deportivas, el jardín etc. pueden ser otra fuente de problemas, sobre todo cuando se quieren utilizar para actividades privadas. En estos casos, la mayoría de las veces hay que solucionarlo votando en junta y llegando a acuerdos. Lo ideal sería incluir las regulaciones en los estatutos.

Dónde acudir si tienes problemas en la comunidad de vecinos

  • Ley de Propiedad Horizontal: es la legislación que regula la convivencia, donde se encuentran las posibles soluciones a una gran cantidad de problemas.
  • Presidente de la comunidad: su responsabilidad es velar por un buen funcionamiento de la comunidad, y contará con la ayuda del administrador de fincas (muy recomendable contar con uno, ya que son profesionales que saben cómo actuar en cada caso).
  • Policía: un recurso habitual para poner fin a una situación concreta, como puede ser una fiesta.
  • Abogado especialista en comunidades.
  • Seguro de comunidades multirriesgo.