El verano es sinónimo de sol, playa y las ansiadas vacaciones que llevamos todo el año esperando. Sin embargo, también es una época en la que ciertas enfermedades se hacen más frecuentes. Conocerlas y saber cómo prevenirlas es esencial para disfrutar de un verano sin contratiempos. En este artículo te hablamos de las enfermedades y problemas más frecuentes en verano y de cómo un seguro de salud puede ser tu mejor aliado en tu bienestar.

El verano trae consigo un aumento en las actividades al aire libre y los viajes, pero también un incremento en las temperaturas que puede afectar nuestra salud. Estar informados sobre las enfermedades más comunes nos permite tomar medidas preventivas y actuar rápidamente en caso de necesitarlo.

Enfermedades y problemas en verano

Golpe de Calor

Un problema grave de salud frecuente y peligroso de verano son los golpes de calor. Esto sucede cuando el cuerpo no puede regular su temperatura y esta se eleva rápidamente. Esto puede causar daños en los órganos y, en casos extremos, la muerte. Los síntomas incluyen piel caliente y seca, confusión, convulsiones y pérdida de conciencia.

Es más común en verano debido a las altas temperaturas y la humedad, que impiden la evaporación del sudor, el mecanismo natural del cuerpo para enfriarse. Las personas más vulnerables son los ancianos, los niños, y aquellos con enfermedades crónicas o que realizan actividades físicas intensas en ambientes calurosos.

La prevención es clave y se recomienda mantenerse hidratado, usar ropa ligera, evitar la exposición directa al sol en las horas pico y tomar descansos frecuentes en la sombra o en lugares refrigerados.

Deshidratación

La deshidratación es un trastorno que se produce cuando el cuerpo pierde más líquidos de los que consumimos, lo que puede suceder rápidamente en los meses de verano. Los síntomas pueden variar desde sed y sequedad en la boca hasta mareos, fatiga y disminución de la producción de orina.

Si no se trata, la deshidratación puede llevar a complicaciones graves, como golpes de calor, infecciones urinarias y cálculos renales. Las personas en riesgo incluyen a quienes trabajan o hacen ejercicio al aire libre, los ancianos, los niños pequeños y las personas con enfermedades crónicas.

Para prevenir la deshidratación, es esencial beber suficiente agua, especialmente antes, durante y después de la actividad física, y consumir alimentos ricos en agua como frutas y verduras.

Infecciones alimentarias

Durante el verano, las infecciones alimenticias se convierten en una preocupación significativa debido al calor, que favorece la proliferación de bacterias en los alimentos. Los síntomas comunes incluyen náuseas, vómitos, diarrea y fiebre, que pueden aparecer pocas horas después de consumir alimentos contaminados.

Las bacterias como salmonella, e. coli y listeria son las causantes más habituales de estas infecciones. La prevención es fundamental y se logra mediante prácticas adecuadas de manipulación y conservación de alimentos.

Es crucial lavarse las manos antes de cocinar o comer, mantener los alimentos a temperaturas seguras y evitar la mezcla de alimentos crudos con cocidos para prevenir la contaminación cruzada.

Otitis externa

Esta dolencia frecuente del verano es comúnmente conocida como “oído de nadador”, y es una infección del canal auditivo. Esta condición es provocada por la humedad prolongada en el oído, que crea un ambiente ideal para el crecimiento de bacterias y hongos.

Los síntomas incluyen dolor, picazón, sensación de oído tapado y a veces secreción. El dolor se intensifica al tirar de la oreja o al masticar. Las personas más susceptibles son aquellas que pasan mucho tiempo en el agua, especialmente nadadores. Para prevenir la otitis externa, se recomienda secar bien los oídos después de nadar o bañarse, evitar introducir objetos en el canal auditivo y usar tapones para los oídos.

Quemaduras solares

Las quemaduras solares son lesiones en la piel causadas por la sobreexposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol. Estas quemaduras son más probables en los meses de verano, pero pueden ocurrir en cualquier momento del año, especialmente en altitudes elevadas o cerca de superficies reflectantes como el agua o la nieve.

El enrojecimiento y el dolor son los síntomas inmediatos, pero las consecuencias a largo plazo pueden incluir envejecimiento prematuro de la piel y un mayor riesgo de cáncer de piel. La prevención es clave y se puede lograr mediante el uso regular de protector solar, ropa protectora y evitando la exposición solar durante las horas pico.

Picaduras de insectos

Las picaduras de insectos son otro problema de salud común que puede variar desde una leve molestia hasta una amenaza seria para la vida.

Mosquitos, abejas, avispas y hormigas son solo algunos de los insectos cuyas picaduras pueden causar reacciones alérgicas, infecciones y, en casos raros, enfermedades graves como la malaria o el dengue.

La mejor defensa contra las picaduras de insectos incluye el uso de repelentes, mosquiteras y el mantenimiento de la higiene ambiental para evitar la cría de insectos.

Alergias estacionales

Las alergias estacionales, comúnmente desencadenadas por el polen de árboles, hierbas y malezas, afectan a millones de personas cada año. Los síntomas pueden incluir estornudos, congestión nasal, ojos llorosos y picazón en la garganta.

Aunque no se pueden prevenir las alergias, se pueden manejar con medicamentos antihistamínicos, inmunoterapia y cambios en el estilo de vida, como mantener las ventanas cerradas durante la temporada de alto polen.

La importancia de un buen seguro de salud

Un seguro de salud adecuado te brinda la tranquilidad de saber que, ante cualquier eventualidad, tendrás acceso a la atención médica necesaria sin preocupaciones financieras. Es una inversión en tu salud y bienestar.

En definitiva, el verano es para disfrutar, pero no debemos olvidar cuidar nuestra salud. Con las precauciones adecuadas y un seguro de salud confiable, podrás vivir esta temporada al máximo. En Aon somos expertos en pólizas de salud para toda la familia, si quieres más información o presupuesto sin compromiso, no dudes en contactar con nosotros.

¿Quieres recibir más información o saber cuál es el precio de un seguro de salud para ti o para tu familia?

Entra en nuestro tarificador online y calcula tu precio personalizado

Consulta precios para disfrutar de la tranquilidad de estar cubierto.
Y síguenos en Facebook e Instagram para estar al día de noticias sobre salud.